Código para evitar descargas

miércoles, 21 de octubre de 2009

Fastnet Rock

Se encargó el proyecto a George Halpin que, como su padre, ya había construido faros en toda Irlanda y en el Reino Unido. La construcción fue realizada en fundición de hierro, con grandes esfuerzos, justificados por las adversas condiciones del lugar. La linterna se iluminó el 1 de enero de 1854, gracias a una potente lámpara de aceite, pero enseguida fue notorio que aquella estructura no resistiría mucho tiempo a la intemperie y que era casi imposible la llegada de las embarcaciones que debían realizar el cambio de personal y el aprovisionamiento. Quienes lo atendían estaban obligados a vivir encerrados en el faro durante más de un mes en condiciones muy difíciles.

En 1868 fue reforzada la base de la construcción pero, no obstante, en 1881 la linterna sufrió, después de un fuerte temporal, serios daños, tantos que diez años más tarde se tomó la decisión de construir un nuevo faro de granito en la zona occidental del escollo, en una posición más protegida que la del anterior.

El sistema de iluminación fue estudiado y realizado por la firma Chance Brothers de Birminghan, con un mecanismo giratorio flotante de mercurio y dos quemadores de petróleo. El coste, enorme para la época, ascendió a 90.000 libras esterlinas, pero el faro fue inaugurado el 24 de junio de 1904.

La antigua torre de fundición, desmantelada hasta el primer piso y utilizada como depósito para el combustible, todavía es visible en la actualidad cerca del nuevo faro. El 10 de mayo de 1969 la vieja lámpara que funcionaba con parafina vaporizada fue sustituida por otra que utiliza energía eléctrica. La torre tiene una altura de 54 metros, que se reducen a 49 con la marea alta, y su luz - blanca con un periodo de cinco segundos - tiene un alcance de 27 millas. Desde 1974, el faro dispone de una señal de niebla - absolutamente indispensable sobre todo en aquellas aguas- que suena cuatro veces cada 60 segundos, tiene un alcance de 3,9 millas funciona eléctricamente y sustituyó a la vieja bocina instalada en 1887. Cuando la señal de niebla funciona durante el día, también la linterna permanece encendida.

Si hay faros que están rodeados de una aura romántica y de aventura y fascina a cualquiera que los mire, el faro de Fastnet es uno de éstos; perdido en medio de la mar; su imponente edificio parece enraizado en la roca y la torra, constelada de pequeñas ventanas, culmina en dos pequeñas terrazas situadas bajo la alta cúpula que alberga la linterna.

Desde 1989 se encuentra deshabitado, pero periódicamente un técnico es transportado al escollo en helicóptero para efectuar las tareas de mantenimiento.

El faro de Fastnet Rock también es conocido por la competición de vela que cada dos años se disputa en esas aguas: la regata Fastnet o Fastnet Challenge Cup (en los últimos años Rolex Fastnet Race). La regata siempre parte del puerto Cowes en la isla de Wight (Inglaterra), rodea el faro de Fastnet Rock (suroeste de Irlanda) y finaliza en Plymouth después de pasar al sur de la isla de Scilly y tras navegar 608 millas, muchas veces, en condiciones realmente peligrosas.

Pero pocos saben que en Irlanda es conocido como “el faro de las lágrimas” porque era el último lugar de su país que veían los emigrantes irlandeses en su viaje hacia el nuevo mundo con la esperanza de hallar una vida mejor. También al faro de Fastnet dirigieron su última mirada los viajeros del nuevo e insumergible trasatlántico Titanic, mientras navegaban hacia su trágico destino.

Fuente consultada: FAROS del Mundo. Autora: Annamaría "Lilla" Mariotti. Ediciones Librería Universiaria de Barcelona. 2007


                                                                       Localización

No hay comentarios:

Publicar un comentario