Código para evitar descargas

lunes, 1 de febrero de 2010

Haití: El epicentro de la catástrofe

Parece mentira que hayan pasado ya 20 días desde el primer terremoto que sacudió Puerto Príncipe, dejando decenas de miles de muertos. Reina en las calles el caos más absoluto. Destrucción total. No sé a vosotros pero a mí aún se me encoje el alma cuando veo en los telediarios las últimas imágenes de personas huyendo de la ciudad, deambulando entre los escombros, haciendo caóticas colas peleándose por conseguir algo de agua y algún alimento que llevarse a la boca. Y los niños. Niños heridos y asustados, vagando por las calles desorientados, buscando a sus padres, a hermanos o algún conocido. Y nos preguntamos ¿por qué?. ¿Por qué siempre tienen que ocurrir estas desgracias en los pueblos más desfavorecidos?. ¿Por qué le ha tenido que tocar a Haití si antes del terremoto ya era el país más pobre del Caribe?

Aunque en el caso de Haití nos resistamos a creerlo, y a pesar de ser una obviedad, todo o casi todo en la Naturaleza tiene una explicación. La causa ha sido un terremoto pero ¿qué es y cómo se origina un terremoto? Lamentablemente, los efectos de los terremotos ya los conocemos de sobra. Pero ¿se puede predecir un terremoto?. ¿Estamos los países preparados para sobrevivir a un seísmo?. Intentaré responder a estas cuestiones muy brevemente, a sabiendas de la osadía que supone tratar de explicar en un folio el resultado de muchos años de investigaciones y estudios de este fenómeno por parte de científicos de todo el mundo. Asumo el reto.

Vamos a partir de esta base: La Tierra es un sistema dinámico, es decir, se encuentra en constante movimiento

Como podéis observar en la figura de la derecha, la estructura de la Tierra consta de varias capas: el núcleo, que es la más interna y se divide, a su vez, en núcleo inferior y el núcleo superior; el manto, a su vez dividido en varias partes (encontrándose parte de éste en estado fundido), y la corteza, que es la capa más externa de la Tierra.
La litosfera es la parte de la Tierra compuesta por la corteza y la parte superior del manto. La litosfera se encuentra dividida en grandes fragmentos, las denominadas placas litosféricas o placas tectónicas, que se mueven entre sí separándose o chocando. Esos movimientos son debidos a la rotación de la tierra, corrientes de convección como consecuencia del movimiento de masas calientes fundidas del manto, etc. Cuando una placa choca contra otra, al haber un empuje constante, lo que ocurre es que una de las placas tiende a pasar o montar por encima de la otra, que subduce debajo de ella. Se produce una gran acumulación de energía como consecuencia de esta fricción. Energía que necesita liberarse haciéndolo de forma muy brusca y provocando los terremotos.

Existe gran cantidad de placas litosféricas, entre las que podemos citar : la del Pacífico, la Suramericana, la de Norteamérica, la Africana, la Australiana, la de Nazca, la de Cocos, la Juan de Fuca, la Filipina, la Euroasiática, la Antártica, la Arábiga, la Índica, la del Caribe y la Escocesa. En la siguiente figura podemos ver la distribución de dichas placas.

Haití se encuentra dentro de la placa del Caribe, cuyos bordes chocan contra la placa norteamericana por la parte norte, con la placa suramericana por la parte sur y con la placa de cocos por la parte occidental. Como esto induce a pensar, Haití se encuentra en una zona con una actividad sísmica muy importante.

Según los expertos, el terremoto de Haití (magnitud 7,3 en la escala Richter) ha sido uno los terremotos que más daños ha causado de todos los tiempos -liberando una energía equivalente a la explosión de 200.000 Kg. de dinamita-. La principal causa que ha originado el terremoto ha sido la falta de actividad sísmica que ha caracterizado esa región geológica durante más de dos siglos y la liberación de toda esa energía acumulada se produjo muy cera de la superficie terrestre. El epicentro del terremoto se situó a unos 10 km. de profundidad y a tan solo 3 km. de la falla Enriquillo (que transcurre por la parte Sur de la isla de La Española atravesando el Mar Caribe hasta la región del Río Plantain Garden en Jamaica).

La liberación de tanta energía acumulada ha provocado un daño colosal. No olvidemos que Haití es el país más pobre del Caribe,unos recursos muy limitados y, a pesar de encontrarse en una zona de tanta actividad sísmica, carente de infraestructuras capaces de minorar los efectos de un terremoto. Aunque sí es cierto que, ante un terremoto de esta magnitud, dudo que muchas construcciones antisísmicas hubieran podido mantenerse en pié. Pero quizás los efectos del terremoto no hubieran sido tan devastadores y el número de fallecidos se habría reducido considerablemente.

Por desgracia, aunque la tecnología y los estudios de estos fenómenos naturales avancen, por ahora no disponemos de medios suficientes para poder predecir en qué momento y en qué lugar se va a producir un fenómeno natural de este tipo. Algunos ocurren en zonas de la tierra totalmente despobladas, pero en ocasiones no tenemos tanta suerte.

Aunque no sea el caso de Haití, algunos países situados en zonas de mucha actividad sísmica como Chile, México, EEUU, Japón, han hecho grandes esfuerzos en la prevención de riesgos derivados de desastres naturales de esta tipología; concienciación a la población civil estableciendo protocolos de actuación en caso de seísmo, simulacros de evacuaciones, regulaciones por ley del diseño y materiales a emplear en la construcción de edificaciones antisísmicos, inversiones en adquisición y renovación de equipamiento tecnológico de la red sísmica de cada país, etc.

Y en Europa, ¿corremos riesgo real de sufrir grandes terremotos?. ¿Sabemos cómo tenemos actuar en caso de terremoto?.

En nuestro caso, España es considerada como un país de actividad sísmica moderada en comparación con otros países del área mediterránea – Italia y Grecia, por ejemplo - que tienen un actividad sísmica mucho más elevada.

La Península Ibérica, se ubica en el extremo occidental de la zona de convergencia entre las placas Eurasiática y Africana. Este hecho determina, por tanto, la existencia de zonas sísmicamente activas. Además, al oeste de Gibraltar se encuentra el extremo oriental de la falla de Azores-Gibraltar. En la Península, la región más directamente afectada por el borde de placas, y por lo tanto más activa sísmicamente, está limitada al norte por el accidente Cádiz-Alicante y al sur por el norte de Marruecos.

Por último, ahora no nos podemos quedar de brazos cruzados y tenemos que aportar nuestro granito de arena como contribución a una ayuda urgente que nuestros hermanos haitianos necesitan para poder salir adelante, después de la catástrofe sufrida…

Un abrazo.

Luisu


No hay comentarios:

Publicar un comentario