Código para evitar descargas

Construcción



La localización del faro determina el material que se emplea en su construcción: piedra, cemento, acero u otro. 


En general se presentan dos tipos de estructuras: las construidas en tierra firme y las erigidas en el mar. Las primeras constan de la torre que alberga el faro y de varias dependencias anejas, incluidas las destinadas a viviendas de los fareros y a alojar los equipos de sirena y radio. Las segundas encierran por necesidad todo lo antedicho dentro de la misma torre. En general, la estructura de todos los faros es la misma. 

En la ilustración de la derecha podemos observar una sección típica de un faro en la que ditinguimos tres parte diferenciadas: Base, Torre y Linterna.


Base

La base es el elemento de apoyo sobre el terreno y depende del diámetro que se haya elegido para la torre. En la base hace falta una caseta para alojar equipos auxiliares como cuadros o grupos electrógenos

Torre

Las torres de los faros tienen tres partes bien diferenciadas: base, fuste y torreón con cámara de servicio.

El fuste constituye el cuerpo de la torre y su altura depende de la cota del plano focal y de la cota del terreno sobre el nivel del mar. Los faros se construyen siempre sobre puntos elevados para poder obtener una gran altura del plano focal con una torre de no mucha altura.

El torreón con la cámara de servicio constituye la parte superior de la torre. La cámara de servicio tiene el mismo diámetro que ésta, pero el torreón depende de la linterna que, a su vez, está condicionada por la instalación luminosa que a su vez depende de la apariencia y del alcance necesario.

Las torres están dotadas en general de escaleras de caracol que terminan en la cámara de servicio donde se encuentran las dependencias desde las que los fareros atendían todas las vicisitudes que el faro pudiera sufrir. La cámara de servicio suele dotarse de un balconcillo exterior. Desde éste, una escalera de mayor pendiente conduce, por medio de una trampilla que se puede cerrar, a la cámara de iluminación, cubierta por la linterna, donde se aloja la óptica. La cámara de iluminación tiene a veces otro balconcillo exterior para facilitar la limpieza de la linterna.

Linterna del Faro de Cabo Lastres
La linterna

La linterna es el cerramiento acristalado que protege la luz del faro y está situada en la parte superior de la torre. Según sus dimensiones pueden ser visitables o no.

Una linterna visitable dispone de un amplio espacio entre la óptica y los montantes para permitir a una persona realizar con comodidad labores de limpieza y mantenimiento. Suelen estar dotadas de ópticas giratorias.

En las linternas no visitables el espacio es muy reducido y suelen estar dotadas de ópticas de horizonte.

En todas las linternas podemos distinguir varias partes: cupulino, cúpula, montante, cristales y zócalo, pero siempre han existido dos modelos típicos. 

En las linternas inglesas la cúpula era cónica, el cupulino esféricoíndrico, los montantes inclinados y el zócalo metálico. 

En las linternas francesas la cúpula y cupulino eran esféricas, los montantes eran verticales y el zócalo de la linterna era de fábrica.

Hay otro tipo de linternas que son aeromarítimas donde la cúpula es de cristal para que la luz salga también por ella y el faro pueda ser utilizado por la navegación aérea.

Los edificios de los faros

Los materiales empleados en la construcción de los faros son fundamentalmente mampostería o sillería. En algunos de ellos la piedra está magníficamente tallada en los zócalos, jambas de puertas y ventanas, cornisas y peldaños de las escaleras de caracol. En la piedra está grabada muchas veces la marca del cantero que la talló, el año de construcción y algunas veces hasta el nombre del autor del proyecto.

Dentro de los faros hay también estilos arquitectónicos. Los faros isabelinos, correspondientes al plan de 1847, son de líneas clásicas con cubiertas planas, fachadas con amplios zócalos y cornisas, huecos rectangulares con arcos de medio punto y torres de planta circular con un único balconcillo sobre el que se encuentran el torreón y la linterna.

En los faros de finales del XIX y principios del XX las cubiertas ya no son planas, las torres tienen planta poligonal y son troncopiramidales. A principio de los años 70 se construyen faros con torres normalizadas según el "Plan de Mejora de las Señales Marítimas" de 1967.

En planta, los edificios suelen ser rectangulares, ya sea con la torre en el centro y corredor en cuadro alrededor de ella o, sin corredor, comunicándose todas las dependencias con la torre a través de un vestíbulo, o bien edificios rectangulares con la torre colocada lateralmente y un patio central cerrado o abierto. A veces lo escarpado del terreno obligaba a construir la torre exenta.

En cualquier caso los faros constituyen referencias diurnas para el navegante y, para poder identificarlos desde el mar, las torres y edificios se blanquean y se pintan a franjas o bandas e incluso a rombos como los del faro de Punta Anciola en las islas Baleares.



Fuente: Guia Multimedia de los Faros de España. Puertos del Estado. Ministerio de Fomento


No hay comentarios:

Publicar un comentario